INSEGURIDAD EN CIUDAD FELIZ

Asaltos, secuestros, asesinatos, robo de vehículos, estafas, extorsiones y enfrentamientos son algunos hechos que se vuelven cotidianos en San Cristóbal de Las Casas. Los responsables de brindar seguridad a la ciudadanía son rebasados y burlados una y otra vez por los delincuentes. Esto genera un clima de zozobra que mantiene a la población en constante tensión, además de la frustración que vivimos por la crisis económica nacional ahora a niveles devastadores, de la complicada movilidad por las vías más importantes de nuestro estado y del altísimo índice de desempleo, que entre otros factores, han ocasionado un profundo daño a nuestra sociedad.

Lo mas grave de esta situación es que no se advierte una solución ni siquiera a largo plazo. A nivel local solamente algunos comerciantes tratan de subsistir -casi agonizantes- recortando personal y uniéndose en un débil “déjenme pasar” que nadie sabe a quién va dirigido y que cada quien interpreta a su manera. Los grupos ahora de moda llamados “de choque” tratan de exhibir músculo y el más atrevido lanza una advertencia a los maestros en resistencia que le resultó contraproducente, porque de inmediato surgieron expresiones de repudio, de descalificación y además, les llegó el “estate quieto” por parte de otro sector organizado y mucho más numeroso que conforma la zona norte de este municipio.

El sector religioso no podía faltar y se pronuncia débilmente por la solución pacífica y el diálogo entre el gobierno federal y los maestros, a sabiendas de que si hace señalamientos en contra de estos últimos, resulta también raspado y no le conviene arriesgarse a ello, mucho menos ahora que acaba de participar en una “negociación” para la paz social que resultó un fiasco.

Detrás de esta realidad entre opiniones encontradas, informaciones tergiversadas, posturas polarizadas y acciones divergentes, existe una sociedad angustiada, frustrada, encolerizada y desesperada. Esta situación es muy peligrosa ya que generalmente provoca más violencia y menos ecuanimidad, menos disposición para resolver asertivamente los problemas. Sabemos que la delincuencia se dispara cuando falta empleo, cuando faltan medios de subsistencia y hace apenas algunos meses escuchamos del ahora Presidente Municipal y en ese entonces candidato, un discurso reiterativo que destacaba: “voy a invertir la mayor parte de mi tiempo en crear fuentes de empleo para los Sancristobalenses” Era poco creíble. Solo un discurso sin fundamento. Urge ahora frenar esta descomposición y este desplome político, económico y social que padecemos comenzando por nuestra localidad, antes de que se convierta en un lugar peligroso tanto para sus pobladores como para sus visitantes. Comenzando por decidirnos a caminar hacia una misma meta podemos avanzar; si bien, resulta difícil ponernos de acuerdo debido a la pluralidad del tejido social que conformamos, al menos tengamos la certeza de que confrontándonos entre ciudadanos nunca resolveremos los problemas. Mucho menos echándonos encima a grupos radicales y “de choque”; esas son solamente estrategias que utilizan para dividirnos, para pulverizarnos y para evadir la responsabilidad que las autoridades tienen de proporcionarnos seguridad y paz social. SEGURIDAD Y PAZ SOCIAL es la más básica garantía que nos corresponde exigir, que merecemos los pobladores del municipio de San Cristóbal de Las Casas y que no ha sido capaz de otorgarnos quien reiteradamente nos dice que debemos sonreír, ser felices y prósperos

Editorial

Análisis y enjuiciamiento de los hechos más sobresalientes de la semana.

Siglo XXI | Prensa Libre Chiapas

Pluralidad de Opinión y Pensamiento

Sitio Web: www.prensalibrechiapas.com/2014/index.php/editorial
Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.